13 febrero 2013

Política social de 0 a 6

La pobreza y la desnutrición infantil parecen estarse trasladando gradualmente del medio rural a las zonas urbanas, pues el número de personas pobres y desnutridas aumenta con mayor rapidez en las ciudades (Estado Mundial de la Infancia en 2012; Informe Unicef).

La pobreza entre la población rural de México es del 65 por ciento (17 millones de personas), mientras que en las ciudades representa el 30 por ciento. Aunque el porcentaje es menor, el número de habitantes es de 35 millones.
Sumando el porcentaje de estas categorías, tenemos que el 69.5 por ciento de los capitalinos sufre o está en riesgo de sufrir pobreza.

Estudios mundiales sobre el fenómeno concluyen que para terminar con la pobreza crónica un gobierno debe destinar del total de sus ingresos*, un porcentaje directamente proporcional a su número de pobres, colocando especial énfasis en una política social intensiva de apoyo a niños y niñas entre 0 y 6 años.

La pobreza no es un asunto transitorio. En el país ¿cuánto del gasto social está orientado a combatir la pobreza de acuerdo al coeficiente de Gini, es decir, que realmente permita a una familia superarla? Actualmente la movilidad económica de los niños pobres es nula: están condenados a ser pobres siempre si el Estado no hace algo, y si consideramos las recomendaciones expuestas arriba, ninguna de las políticas presentadas recientemente por el Gobierno Federal se plantea eso.

Ante ello se propone la implementación inmediata de una política social transversal e integral orientada a niños y niñas entre 0 y 6 años de edad a fin de detener y superar el ciclo de pobreza crónica en el Distrito Federal bajo dos ejes de trabajo: alimentario y de estimulación temprana.

El binomio nutrición y estimulación adecuada es fundamental. De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud, la etapa en la cual debe priorizarse la atención para el desarrollo de las personas a fin de potenciar sus habilidades es la de 0 a 6 años, cuando se conforma el sistema nervioso: "Un desarrollo infantil pleno sentará las bases para la formación de un sujeto con todo su potencial y posibilidades de volverse un ciudadano con mayor poder de resolución. Él mismo será capaz de enfrentar las adversidades que la vida le presente, contribuyendo a reducir las disparidades sociales y económicas dentro de la sociedad".

Fundamentos legales

En consonancia con el marco normativo internacional de derechos humanos, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en el párrafo tercero del artículo 4, "toda persona tiene derecho a la alimentación, nutritiva, suficiente y de calidad, así como el deber jurídico del Estado para garantizar este derecho".

La Ley de los Derechos de las Niñas y los Niños en el Distrito Federal en sus artículos 2, 3, 4, 5, 9, 12, 17, 18, 19, 20, 21, 23, 24, 27, 30, 31 y 33; además de la Ley de Derechos Humanos del Distrito Federal

La alimentación como derecho humano en la Ciudad de México la establece el artículo 2 de la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutricional para el Distrito Federal, que señala como objeto del ordenamiento "una política del Gobierno del Distrito Federal para lograr y mantener la seguridad alimentaria y nutricional que garantice el derecho humano a la alimentación y la adecuada nutrición de toda la ciudadanía de manera sustentable".

El artículo 75 de la Ley de Salud del Distrito Federal señala que los problemas de salud relacionados con la alimentación tienen carácter prioritario para el Gobierno del Distrito Federal, el cual está obligado a propiciar, coordinar y supervisar la participación de los sectores público, social y privado en el diseño, ejecución y evaluación del Programa del Distrito Federal en relación con los problemas alimenticios.

Objetivo General:

Establecer un sistema de protección integral a la niñez mediante acciones y servicios de carácter universal, focalizando apoyos especiales a aquellos con mayor grado de vulnerabilidad, que permita dar acceso a alimentos, servicios de salud y educación inicial que promuevan el mejor desarrollo de los niños y niñas de la ciudad de México.

Objetivos particulares:

1) Promover la movilidad intergeneracional como medida cuantificable de igualdad de oportunidades que permita superar la pobreza crónica y la reproducción de la misma, al garantizar el acceso a alimentos nutritivos y saludables, así como promover la estimulación temprana en niños y niñas de 0 a 6 años, a fin de que conformen adecuadamente su sistema nervioso y consigan el máximo de conexiones neuronales que le permitan un desarrollo óptimo.

2) Dar acceso a los servicios médicos necesarios para la prevención, tratamiento, atención y rehabilitación de discapacidades y enfermedades que incidan en el desarrollo de niños y niñas del 0 a 6 años.

3) Acompañar y dar seguimiento personalizado a la trayectoria de desarrollo de los niños desde el primer control de gestación hasta los 6 años de edad, desde un enfoque multidimensional e interdisciplinario, considerando aspectos biológicos, físicos, psíquicos, económicos y sociales.

4) De acuerdo a sus atribuciones, facultades y presupuesto, articular de manera interinstitucional, transversal, concreta y coordinada las iniciativas, programas y acciones de las diversas dependencias y entidades del Gobierno del Distrito Federal para aplicar la política de apoyo integral al desarrollo de los niños.

Entidades responsables que deberán conjuntar sus esfuerzos para la realización de los objetivos del programa: Sedeso; Salud; Educación; Sedeco; Protección Civil; Cultura; Ciencia y Tecnología; Seguridad Pública; Procuraduría; Movilidad, Transporte y Vialidad; Obras y Servicios, Medio Ambiente; Consejería Jurídica; Sederec y el DIF.

Metas físicas

El programa pretende atender un universo aproximado de 880,770, niños y niñas en edad de 0 a 6 años que viven en el Distrito Federal (fuente INEGI) y de manera particular los sectores social y económicamente más vulnerables en el Distrito Federal.

No hay comentarios.: