22 mayo 2013

Rumbo a la modificación de la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutricional del DF

Buscamos que la alimentación de los capitalinos sea sana, suficiente y que permita recobrar el sentido de pertenencia e identidad. Por ello es que las modificaciones en materia estarán encaminadas a presentar una alternativa productos nocivos, dañinos y que nada tienen qué ver con hábitos alimenticios otrora insertos en la cotidianidad.

Tenemos un elemento adicional. La llamada “Cruzada contra el hambre. Mecanismo que no guarda como objetivo central aportar los nutrientes adecuados para que las personas en situación de pobreza puedan consumir alimentos idóneos de acuerdo a su actividad.

Nestlé y Pepsi son transnacionales cuyo fin último es maximizar sus ganancias, a costa de quien sea, incluso mediante una alianza empresarial de facto en donde a quienes se busca “sacar del hambre” terminen siendo depositarios de medidas pseudofilantrópicas y consumidores de sus productos. Galletas, natillas, refrescos y demás que son responsables de la condición de obesidad que priva en cada vez mayor número de mexicanos.

Es importante enfatizar que no importa el nombre de las marcas, en esta ocasión son las que escogió el ejecutivo federal para hacer negocio, ellas responden a una lógica y dinámica. Es responsabilidad de quien decide emprender negocio con ellas. Pero, insisto, rechazamos su involucramiento en la resolución de tareas exclusivas del Estado, toda vez que es dicha entidad la única que puede resolver las problemáticas más urgentes de la población sin fines de lucro.

Específicamente, lo que buscaremos es reformar la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutricional para el Distrito Federal, de tal suerte que podamos establecer en el Sistema y en el Programa para la Seguridad Alimentaria y Nutricional acciones de fomento y apoyo a esfuerzos académicos y de investigación encaminados a la creación, elaboración y comercialización de productos alimenticios que cumplan con las necesidades específicas de nutrición y propicien una alimentación adecuada. Implica reformar el título segundo de la dicha Ley en sus artículos 9, 10, 11, 19, 21 y 23.

Uno de los objetivos de nuestra propuesta radica en colocar a los ciudadanos como protagonistas de las políticas dirigidas a cuidar su nutrición. En consecuencia impulsaremos el uso y aprovechamiento aquello que la investigación y trabajo del intelecto mexicano produce, genera. Proponemos se apoyen proyectos de investigación y producción nacional de tal suerte podamos incrementar la tecnología y capacidad de innovación de los micro, pequeños y medianos empresarios.

Una vez más, el Distrito Federal se posiciona como precursor referente de políticas públicas encaminadas a mejorar el nivel de vida de la población, insisto, colocándolos en el centro de dichas medidas, a ellos, los verdaderos sujetos de las disposiciones emitidas por un gobierno responsable, sensible y con respaldo popular.

Cito algunos ejemplos: Ley de Atención a la Primera Infancia, la Ley de Atención Prioritaria a Personas en Situación de Vulnerabilidad, la eliminación del arraigo, La Ley del Adulto Mayor y la amplia red de protección social que abarca a cada vez más sectores de la población.

15 mayo 2013

Iniciativa de ley para crear el Fondo para la Prevención y Atención de Riesgos a la Seguridad Alimentaria y Nutricional de los Habitantes del Distrito Federal

Ante la emergencia alimentaria que se prevé ocurrirá muy pronto en el país por la escalada de precios y a raíz de que el gobierno federal no ha generado condiciones internas que permitan a sus habitantes adquirir movilidad social, es decir, salir de la situación de pobreza crónica en la que está sumida la mayoría desde hace décadas, proponemos la conformación de un Fondo para la Prevención y Atención de Riesgos a la Seguridad Alimentaria y Nutricional de los Habitantes del Distrito Federal.
 
Como ya se ha expuesto en varios foros por parte de mandatarios de izquierda de América Latina, vamos camino al peor de los mundos. Es necesario que como autoridades estemos preparados para la situación de emergencia que sin duda vivirán amplias capas de la población a raíz de la carestía en alimentos y la ausencia de recursos en las familias que permitan satisfacer necesidades tan básicas como la alimentación.
 
Actualmente, una franja importante de capitalinos viven con menos de 15 pesos por hora trabajada en cadenas transnacionales con turnos que van de las siete a las nueve horas. Repito, buscamos una alternativa que nos permita hacer frente a la forma de esclavitud que volvió legal la más reciente reforma laboral impulsada por un gobierno neoliberal y que a su vez busca eliminar el hambre matando de diabetes a los mexicanos gracias a su estratégica alianza con Nestlé y Pepsico.
 
Según Canacope (Cámara de Comercio en Pequeño de la Ciudad de México), el kilo de pollo aumentó 34 por ciento (entre 60 y 65 pesos), el de huevo 20 por ciento y hoy cuesta entre 34 y 36 pesos el kilo; el tomate, entre febrero y mayo, registró un incremento de hasta 400 por ciento. Por su parte, el chayote, la calabaza, la coliflor, el pimiento, chile poblano y brócoli tuvieron incrementos entre 20 y 30 por ciento.
 
El Gobierno del Distrito Federal sin duda seguirá siendo sensible a las necesidades de los capitalinos y cumple a cabalidad su responsabilidad de otorgar alternativas para enfrentar los problemas que los aquejan, y en ese contexto se enmarca el Fondo que proponemos.
 
Para su funcionamiento, se pretende se enfoque a la atención de la población más vulnerable y hacerla sujeto prioritario de atención de riesgos a la seguridad alimentaria y nutricional, dado que las familias de escasos recursos y alta marginación son quienes recienten más los efectos del alza de precios en los productos de la canasta básica.
 
Se establece su carácter permanente, por lo cual se prevé destinar recursos cada año en el Presupuesto de Egresos del Distrito Federal. En caso que los recursos del fondo se agoten, estos deberán reintegrarse en el presupuesto de egresos siguiente; deberá contar siempre con los fondos necesarios para su operatividad.
 
En consonancia con las disposiciones derivadas de la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutricional para el Distrito Federal, se prevé el Fondo esté a cargo del Jefe de Gobierno, ya que es el responsable de la promoción y planeación de la seguridad alimentaria y nutricional en la ciudad, estableciendo acciones de atención en coordinación con las organizaciones civiles y sociales, instituciones académicas, grupos empresariales y sus habitantes.
 
En cuanto al manejo de los recursos del Fondo, se propone un contrato de Fideicomiso Público encaminado a garantizar lo siguiente:
 
1) El mayor rendimiento económico de los recursos;
2) La mayor estabilidad y seguridad financiera del Fondo; y
3) Que permita la disponibilidad inmediata y suficiente de las sumas que resulten necesarias para hacer frente a las continencias y riesgos de seguridad alimentaria que se presenten en el Distrito Federal.
 
Los rendimientos sólo podrán destinarse para la operatividad y objetivos del mismo.
 
Además de los recursos públicos señalados, el Fondo podrá integrarse por donaciones o aportaciones hechas a su favor por terceros, en los términos de la normatividad aplicable.
 
Finalmente, esta iniciativa buscará realizar acuerdos con productores de alimentos para en el largo plazo generar mecanismos de mercado que beneficien a todas las partes, principalmente a quienes atraviesen dificultades económicas.

12 mayo 2013

UNICEF confirma que Cuba tiene 0% de Desnutrición Infantil

La existencia en el mundo en desarrollo de 146 millones de niños menores de cinco años bajos de peso, contrasta con la realidad de los infantes cubanos, reconocidos mundialmente por estar ajenos a ese mal social.

Esas preocupantes cifras aparecieron en un reciente reporte del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), bajo el título de Progreso para la Infancia, Un balance sobre la nutrición, divulgado en la sede de la ONU.

De acuerdo con el documento, los porcentajes de los niños con bajo peso son de 28 por ciento en África Subsahariana, 17 en Medio Oriente y África del Norte, 15 en Asia oriental y el Pacífico, y siete en Latinoamérica y el Caribe. La tabla la completan Europa Central y del Este, con el cinco por ciento, y otros países en desarrollo, con 27 por ciento.

Cuba no tiene esos problemas, es el único país de América Latina y el Caribe que ha eliminado la desnutrición infantil severa, gracias a los esfuerzos del Gobierno por mejorar la alimentación del pueblo, especialmente la de aquellos grupos más vulnerables.

Las crudas realidades del mundo muestran que 852 millones de personas padecen de hambre y que 53 millones de ellas viven en América Latina. Sólo en México hay cinco millones 200 mil personas desnutridas y en Haití tres millones 800 mil, mientras en todo el planeta mueren de hambre cada año más de cinco millones de niños.

De acuerdo con estimados de las Naciones Unidas, no sería muy costoso lograr salud y nutrición básica para todos los habitantes del Tercer Mundo. Bastarían para alcanzar esa meta 13 mil millones de dólares anuales adicionales a lo que ahora se destinan, una cifra que nunca se ha logrado y que es exigua si se compara con el millón de millones que cada año se destinan a publicidad comercial, los 400 mil millones en drogas estupefacientes o incluso los ocho mil millones que se gasta en Estados Unidos en cosméticos.

Para satisfacción de Cuba, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) también ha reconocido que ésta es la nación con más avances en América Latina en la lucha contra la desnutrición.

El Estado cubano garantiza una canasta básica alimenticia que permite la nutrición de su población al menos en los niveles básicos- mediante la red de distribución de productos normados.

De igual forma, se llevan a cabo reajustes económicos en otros mercados y servicios locales para mejorar la alimentación del pueblo cubano y atenuar el déficit alimentario. Especialmente se mantiene una constante vigilancia sobre el sustento de los niños, las niñas y adolescentes. Así, la atención a la nutrición comienza con la promoción de una mejor y natural forma de alimentación de la especie humana.

El tema de la desnutrición cobra gran importancia en la campaña de la ONU para lograr en 2015 las Metas de Desarrollo del Milenio, adoptadas en la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno celebrada en 2000, y que tienen entre sus objetivos eliminar la pobreza extrema y el hambre para esa fecha.

No exenta de deficiencias, dificultades y serias limitaciones por un bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos hace más de cuatro décadas, Cuba no muestra desesperantes ni alarmantes índices de desnutrición infantil. Ninguno de los 146 millones de niños menores de cinco años bajos de peso que viven hoy en el mundo es cubano.


11 mayo 2013

Dejemos la política mediocre en el pasado.


 


Hace ya bastantes años las calles, los barrios y las plazas de esta ciudad albergaban de vez en cuando a las compañías teatrales que con temas de actualidad y una que otra mofa de los políticos llevaban el teatro hasta quienes realmente lo pueden apreciar libremente: los ciudadanos.

Después de muchos sexenios y un montón de políticas mediocres, el teatro fue arrebatado del dominio popular y encerrado en elegantes auditorios, tapizado de rojas alfombras y señalado como un producto “ticketmaster” que hace llorar cualquier cartera del mexicano promedio.

Tuve la fortuna de crecer entre teatreros, titiriteros y educadoras, es por eso que no sólo “sé” del arte teatral sino que experimenté las bondades de la estimulación a través de un telón. También sé que una obra no sólo nos despega del piso haciéndonos reir o llorar, sino que a los más pequeños les provoca un enriquecimiento físico y emocional tan necesario como el colegio o un abrazo muy fuerte antes de ir a dormir.

Hoy tengo la grandiosa oportunidad de poder acercar buen teatro a algunas colonias de mi delegación. Me llena de alegría saber que somos muchos los creemos que el proyecto “Teatro en las Colonias” no es un gasto, sino una inversión. Es obligación de los representantes populares procurar en cada momento una calidad de vida superior a sus representados y también su felicidad. El trabajo de un diputado no se debe limitar al de la Asamblea, hay mucho por hacer en la calle, ahí donde pedíamos los votos hace apenas un año.
 
Con mucha fuerza arrancamos la segunda temporada del Teatro en las Colonias. En esta ocasión llevaremos por las calles El Santo Chueco, escrita por Fernando Bonilla y Valentina Sierra. Son cinco actores y músicos quienes todos los fines de semana de mayo, junio, julio y agosto harán reir a quienes estén dispuestos a apagar la tele un momento, sacar su silla, buscar una sombrita y disfrutar de una obra de teatro a las puertas de su casa.

Les aseguro a mis compañeros diputados, delegados y funcionarios del GDF que llevar el teatro a la gente no representa un gasto mayor sino un ejercicio de mera voluntad política. Los invito a que intenten hacer una política diferente, de esa que tanto se necesita en mi querida Ciudad de México.