23 abril 2019

Jóvenes Desplazados



Difícil imaginar que un sobre con tres mil pesos o una tarjeta que se carga de dinero cada dos meses puedan resarcir el daño hecho a miles de jóvenes desplazados durante más de 15 años. Desplazados de su familia; desplazados de la tranquilidad y de la paz; desplazados de las escuelas y de los parques; desplazados de los planes del gobierno.

Aún más complicado visualizar un beneficio común buscado a través de acciones individualistas. Otorgar una beca a cada una de las víctimas de la omisión del Estado en lo particularnos aleja del tan necesario pensamiento en comunidad.

Un estudiante necesita un montón de cosas para terminar la prepa o la universidad. Primero, requiere vivir; no ser hallado en una fosa común o encontrada desnuda en la orilla de alguna carretera. Tres mil pesos no garantizan la vida.

Un estudiante también necesita tres comidas al día que le proporcionen los nutrientes necesarios para brazos y piernas fuertes pero sobretodo para un cerebro correctamente desarrollado a partir del nacimiento. Tres mil pesos no garantizan una buena nutrición.

Una estudiante de preparatoria tiene que hacer varios viajes en transporte publico al día para llegar a su escuela y regresar a casa. Este viaje debe ser seguro, público y de calidad. Tres mil pesos no le llevarán sana y salva a su hogar todos los días.

Para que un joven aspire a una educación de calidad sus profesores deben tener una formación apropiada y evitar faltas innecesarias a las universidades. Tres mil pesos no capacitarán a cada profesor, a cada maestra.

La columna vertebral del neoliberalismo es la conciencia individual, sola, aislada. El Yo por el Yo. La verdadera izquierda basa sus esfuerzos en perseguir el bien común y éste es solo posible a partir del pensamiento y del entendimiento social.

Por lo que me parece, no solamente contradictorio sino profundamente grave que un gobernante que proviene de una lucha “de izquierda” emprenda ahora acciones fundadas en una filosofía de clara derecha. Los conservadores no son solamente quienes lo atacan, sino también quienes lo rodean.

Las becas que se están entregando a los jóvenes estudiantes (uno por uno) no sólo reducen la capacidad de adquirir mejores bienes para fines educativos sino que además intentan hacer entender a los estudiantes la errónea idea de que los beneficios deben ser personales. 

Cualquier estudiante de economía podría explicarle al señor Presidente el por qué conviene más a los beneficiarios y al Estado que todo ese dinero se invierta en infraestructura educativa, infraestructura social, en algo que sí sería definitorio para quien está en la cuerda floja a punto de desertar.

Para lograr la Revolución hacen falta revolucionarios, y esos solo se crean a partir de la reflexión común. Becas y goces en solitario solo nos traerán más jóvenes desplazados.

20 abril 2019

Santiago



Ya no importa si cierran las estancias infantiles alrededor de su casa o si le llegará una beca a sus padres para que le paguen a la abuela por cuidarlo.

Ya no tiene caso revisar si su dieta diaria tiene los nutrientes necesarios para que crezca correctamente su cerebro.

No hay nadie que cuente otra vez los días para su próximo cumpleaños, Santiago está muerto.

Tenía un año y fue asesinado este viernes santo. Una ráfaga de odio lo mató a solo 300 kilómetros de donde el Presidente vacacionaba con su familia. El cuerpo de Santiago quedó tendido en un charco de sangre. La suya, la de sus tíos, ¿Qué más da? Su carita mostraba un gesto tranquilo, como si estuviese durmiendo su acostumbrada siesta de media tarde.

Otros doce familiares también fueron acribillados mientras festejaban en el patio.

¿Será que es aún la guerra que inició Felipe Calderón la que se llevó a Santi?

¿Contaremos su muerte en la larga lista de las vidas que nos arrebató el mal gobierno de Peña Nieto?

¿A quién le reclamamos? ¿A quién le exigimos cuentas?

La columna vertebral de la corrupción es la impunidad. Sin culpables, estos asesinatos demostrarán una vez más que la corrupción no se combate ni con decretos ni con memorandos.

Ni perdón, ni olvido.

17 abril 2019

En los zapatos de Andrés Manuel



Conocí a Andrés Manuel López Obrador en enero del 2003, cuando Nicolás Mollinedo me invitó a formar parte de su equipo, en el área de logística. Mi trabajo iba desde asistir al Jefe de Gobierno en eventos y giras, coordinar con delegaciones e instituciones las visitas, hasta traducir una que otra revista gringa que ya empezaba a interesarse en el fenómeno AMLO.

La vida austera del Presidente no es ningún secreto, tampoco su falta de interés por la ropa y calzado de marca. Alguna vez se publicó una foto de la etiqueta de uno de sus trajes; era Hugo Boss. Gran escándalo entre la fuente que cubría al entonces Jefe de Gobierno, sin embargo, quienes lo conocíamos de cerca sabíamos que si alguna vez usaba camisas, relojes, chamarras o trajes de marca, era porque alguien se los había regalado.

Anécdota especial la que protagonizó la pareja presidencial en alguna de sus vacaciones en la finca de Palenque; la Sra. Gutiérrez se molestó fuertemente al enterarse de que su marido, como es vieja costumbre, había salido temprano con machete en mano a desherbar el terreno donde conserva su colección privada de árboles.  La razón del enojo fue que para cubrirse del fresco de la mañana, el hoy Presidente de México había utilizado una chamarra Burberry, otro de los regalos que recibía de quien quería estúpidamente quedar bien con él a través de ropa cara. La chamarra había sido arremangada y utilizada también para cubrir los brazos de Andrés Manuel de las espinas de las plantas tropicales. ¡Quedó hecha un desastre con todo y sus botones plateados!

Los zapatos de Andrés Manuel son un caso especial. Calza del siete y medio y tiene el empeine alto, esto le dificulta encontrar calzado apropiado. Quedan descartados los típicos Ferragamo o cualquier zapato tipo mocasín. Lo mejor en estos casos, y lo hace el Presidente, es utilizar zapato de agujeta y sus preferidos siempre han sido los famosos “Flexi”. Hay otras marcas británicas que también le acomodan, aunque no le hace muy feliz ver sus suelas publicadas en diarios nacionales.

Viene entonces la pregunta obligada: ¿Qué tiene qué ver la comodidad con la limpieza? Pues bien, Andrés Manuel López Obrador llega a Palacio Nacional aún de madrugada y no hay boleros que atiendan a esa hora. En su casa no tiene mayordomo o personal que lo atienda las 24 hrs, y como para él “la boleada de los zapatos” no es importante, pues menos pedirá la presencia de un bolero presidencial en su oficina.


Hace mucho tiempo que dejé de coincidir con la manera de pensar del Sr Presidente, tampoco estoy de acuerdo con sus políticas públicas pues las considero individualistas muy cargadas a la derecha franquista, sin embargo, defenderé siempre la verdad y la verdad en esta ocasión es que los zapatos de Andrés Manuel han sido un tema de golpeteo bajo y sin intención de construir. Tan tan.

18 marzo 2019

La Expropiación...


El proyecto de nuestro desarrollo nacional en el siglo XX colocó al petróleo en un lugar central cuando se tuvo conciencia del valor de las reservas de hidrocarburos que guardaba el subsuelo mexicano, es decir, a partir del inicio del segundo decenio del siglo pasado, cuando inició también la Revolución Mexicana. Por ello, la historia del desarrollo de la industria petrolera mexicana es, en esencia, una historia de economía política.

Los cambios en la naturaleza del ejercicio del poder determinaron la naturaleza de la actividad petrolera, y estuvieron determinados por ella.
Petróleo y economía son, en México, tan inseparables como petróleo y política.

Hoy hace justamente ochenta y un años que el gobierno mexicano tomó la decisión de arrancar de manos de empresas extranjeras el control de la industria petrolera mediante la EXPROPIACIÓN, y la puso directa y permanentemente en manos del Estado a través de la nacionalización y el establecimiento de una gran empresa pública, encargada de la producción, refinación y comercialización del petróleo y sus derivados: PEMEX.

La expropiación petrolera fue el ápice de un accidentado y conflictivo proceso nacionalista iniciado en el siglo XIX, que culminó durante el gobierno del General Lázaro Cárdenas y prevaleció sobre las grandes empresas petroleras extranjeras.

El conflicto entre gobiernos revolucionarios y empresas petroleras tuvo momentos dramáticos, como la promulgación de la Constitución de 1917, cuyo artículo 27 sentó las bases legales para la futura nacionalización de la industria y la promulgación de la primera ley petrolera. La expropiación de nuestra industria petrolera en 1938 apresuró el cambio de la historia económica del país. A partir de entonces, el petróleo perdió su carácter de enclave y se convirtió en una industria destinada a surtir el mercado interno justo en el momento en que México ahondaba en su industrialización a base de sustituir importaciones. 

El petróleo se transformó en el eje del crecimiento económico, pues proporcionaba de manera directa o indirecta más del 90% de la energía industrial consumida por los mexicanos. Así, la historia económica del México pos revolucionario no se explica sin el petróleo nacionalizado. 
Pero no fue fácil para la industria petrolera el tránsito de su primera condición - propiedad de grandes empresas extranjeras - a la segunda - monopolio estatal -; y de ser enclave económico pasó a ser parte fundamental de un modelo económico orientado al mercado interno. Después de la expropiación, y por falta de recursos nuestra industria atravesó por períodos de inestabilidad y graves crisis internas.

Finalmente, la estabilidad que logró PEMEX obedeció a la demanda interna que impulsó y fortaleció la producción.

Más adelante, en 1977, se tomó la decisión de hacer del petróleo una fuente sustantiva de exportaciones para obtener las divisas que el aparato industrial y comercial mexicano necesitaba. Tal decisión, coincidió con el aumento espectacular de los precios internacionales del petróleo y todo ello terminó por afianzar aún más la importancia de PEMEX para el buen funcionamiento de la economía nacional. Pero las consecuencias no fueron tan alentadoras. La economía se sometió al petróleo y su bienestar terminó por depender de una variable sobre la que México no tenía ningún control: las condiciones del mercado petrolero internacional.

Cuando en el mercado internacional el precio de los hidrocarburos cayó de manera imprevista, dramática y sostenida, no sólo padeció la industria petrolera sino la economía del país. La crisis del petróleo descubrió un sistema económico en extremo vulnerable - basado en una modernidad ineficiente - que, para colmo, estaba cargando una enorme deuda externa contratada con el respaldo de los grandes depósitos petroleros, los cuales no eran ya aval en un mercado inundado por la oferta.


El petróleo es el recurso natural más importante en nuestro país porque bien aprovechado puede satisfacer la demanda de energéticos y petroquímicos básicos, y contribuir con ello al desarrollo nacional. Cualquiera en su sano juicio entiende que la entrega de la renta petrolera a manos extranjeras es un retroceso.

En México el petróleo es de los mexicanos, no de los gobiernos en turno, de él se derivan gran parte de los ingresos que el gobierno percibe. Del petróleo se originan también muchas fuentes de empleo por lo que ese bien nacional no puede ni debe entregarse a manos privadas nacionales ni extranjeras.

Su defensa no es un capricho sino la posibilidad de asegurar un futuro mejor para las nuevas generaciones y el progreso del país como nación libre y soberana.

Para superar la crisis por la que atraviesa PEMEX, y el país entero, es necesario reestructurar la economía y cambiar el papel de la industria petrolera que, si bien debe mantener su carácter estratégico, no puede ni debe ser el centro de la economía mexicana moderna.

Conocer los éxitos y los fracasos de nuestra política petrolera, su fortaleza y sus debilidades a lo largo de casi un siglo de existencia, va a ayudarnos a aprender lo necesario para no repetir errores y, en cambio, aprovechar al máximo, en estas nuevas circunstancias, lo que en potencia tiene ese noble recurso natural que nos fue dado. Y al que no debemos renunciar por ningún motivo.

El petróleo puede ser un gran instrumento de desarrollo pero cuando hay errores y desviaciones del proyecto nacional, su virtud se pierde o, incluso, se convierte en elemento negativo. Como sociedad, nuestra responsabilidad es asegurarnos de que este recurso se use para apoyar un desarrollo equilibrado, justo e independiente.

Hoy es un día de conmemoración pero que también nos sirva para recordar un fragmento de dos artículos de nuestra Constitución Mexicana relacionados con nuestro petróleo.

Artículo 27.- (fragmento) Corresponde a la Nación el dominio directo de todos los recursos naturales, el petróleo y todos los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseosos.

Artículo 28.- (fragmento) En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes. No constituirán monopolios las funciones que el Estado ejerza de manera exclusiva en las siguientes áreas estratégicas: petróleo y demás hidrocarburos así como en la petroquímica básica. El Estado, al ejercer en ellas su rectoría, protegerá la seguridad y la soberanía de la Nación.

Como mexicanos estamos obligados a defender nuestro petróleo de posibles cambios constitucionales que no vean por el bien de la nación, así como de su entrega a manos privadas porque el petróleo nos pertenece a todos los mexicanos.

Mientras la razón y la verdad estén del lado de los mexicanos, la lucha por la defensa del petróleo se mantendrá activa y en vías de impedir un atraco a la nación.

12 marzo 2019

100 días dándole de palos al avispero

Ya no habrá robo de gasolina, pero tampoco se harán licitaciones pues confiamos en la moral de los administradores federales. 

Ya no hay altos salarios a funcionarios, pero tampoco hay funcionarios de alto nivel. 

Se combatirán las “causas” de la inseguridad, pero a 50 mil jóvenes se les darán uniformes y armas

Se derogó la reforma educativa, pero no aumenta el presupuesto para reparar escuelas.

Habrá becas para madres solteras, pero no se les asegura el trabajo ni las estancias infantiles.

Habrá becas para jóvenes que ingresen a un trabajo temporal, pero hay despidos masivos en dependencias oficiales. 

Habrá seguro social para todos, pero sin aumentar médicos, medicinas ni clínicas o lo que es lo mismo, aumentarán las colas interminables para recibir atención. 

Se anuncia la construcción de un tren por territorios indígenas del sureste y al mismo tiempo se declara que están en su derecho de oponerse y protestar. 

El respeto al derecho ajeno es la paz, pero las calificadoras no tienen derecho a respingar.

Esto por mencionar los cambios más visibles. Hay un dicho que reza: no jales que descobijas…  parece perfecto para aplicarlo hoy a lo que está pasando con la 4T

22 febrero 2019

El cielo de los gatos sí existe





El cielo de los gatos no está muy lejos de aquí, basta con que un felino respire por última vez para que abra sus enormes puertas. No tienen que viajar por mucho tiempo para llegar, un parpadeo es lo que lleva llegar ahí.

El cielo de los gatos es un lugar difícil de entender pues tiene ventanas enormes por donde siempre pasan los rayos del sol sin importar la hora. Ahí no existe el tiempo ni las estaciones, es por eso que hay campos nevados donde los gatos hunden gustosos sus patas justo al lado de cálidos terrenos empastados donde comer y vomitar.

En el cielo de los gatos hay arboles enormes que trepar que curiosamente al final tienen unas escaleras para poder sin problemas bajar. Cuerdas de lana cuelgan por todos lados, plumas de colores flotan en el aire mientras que miles de taparroscas se deslizan de una punta a la otra del salón principal.

En el cielo de los gatos sólo hay ratoncitos hechos de estambre y pajaritos de pelusas. Hay torres de mecate y cientos de teclados y libros dónde descansar. Hay sofás gigantes hechos trizas donde encajar las uñas, repisas por las paredes para escalar y túneles por dónde perseguir a los más paqueños.

En el cielo de los gatos se reencuentran gatitas con sus cachorros y amamantan por igual propios y ajenos.  Ahí se reconocen viejos amigos y compañeros de refugio.

Al cielo de los gatos han llegado esos hermanitos que durmieron por última vez en una bolsa de plástico, también llegó esa gata gruñona a la que amarraron cuetes en la cola la noche de año nuevo. Una noche llegó ese gatito al que aventaron a los perros maltratados y por la mañana lo alcanzó la gata envenenada en la bodega de la Central.

En el cielo de los gatos vive desde hace muchos años la Misha que acompañaba a mi papá en sus siestas de los domingos por la tarde, y seguramente ya se encontró con aquel gatito al que aún con el cordón umbilical colgando intenté salvar después de que lo separara de su madre un recolector de basura.

Hubo un evento especial para Ruperto y los gatos que lo acompañaron a este cielo el 19 de septiembre, también hicieron fiesta cuando llegaron los gatitos que vivían en los pastizales de Cuemanco el miércoles pasado. 

En el cielo de los gatos hay trato especial para gatas huérfanas y gatos maltratados; mimos y premios de pescado reciben sin cesar.

El cielo de los gatos tiene una sala muy especial con sillones y cojines suaves para los gatos viejos. Ahí no hay ruidos fuertes ni cachorritos que quieran jugar, sólo hay paz y un gran tapete térmico. Es en esta sala donde ahora vive Kato. Después de despedirnos esta mañana con un beso y un “te amo para siempre” voló hasta llegar a la puerta del Cielo de los Gatos para no volver a tener mocos ni ataques de estornudos a media cena. 

Se fue recién bañado, oliendo a talco y dejando un corazón partido en mil pedazos.


Jóvenes Desplazados

Difícil imaginar que un sobre con tres mil pesos o una tarjeta que se carga de dinero cada dos meses puedan resarcir el daño hecho a ...