18 marzo 2019

La Expropiación...


El proyecto de nuestro desarrollo nacional en el siglo XX colocó al petróleo en un lugar central cuando se tuvo conciencia del valor de las reservas de hidrocarburos que guardaba el subsuelo mexicano, es decir, a partir del inicio del segundo decenio del siglo pasado, cuando inició también la Revolución Mexicana. Por ello, la historia del desarrollo de la industria petrolera mexicana es, en esencia, una historia de economía política.

Los cambios en la naturaleza del ejercicio del poder determinaron la naturaleza de la actividad petrolera, y estuvieron determinados por ella.
Petróleo y economía son, en México, tan inseparables como petróleo y política.

Hoy hace justamente ochenta y un años que el gobierno mexicano tomó la decisión de arrancar de manos de empresas extranjeras el control de la industria petrolera mediante la EXPROPIACIÓN, y la puso directa y permanentemente en manos del Estado a través de la nacionalización y el establecimiento de una gran empresa pública, encargada de la producción, refinación y comercialización del petróleo y sus derivados: PEMEX.

La expropiación petrolera fue el ápice de un accidentado y conflictivo proceso nacionalista iniciado en el siglo XIX, que culminó durante el gobierno del General Lázaro Cárdenas y prevaleció sobre las grandes empresas petroleras extranjeras.

El conflicto entre gobiernos revolucionarios y empresas petroleras tuvo momentos dramáticos, como la promulgación de la Constitución de 1917, cuyo artículo 27 sentó las bases legales para la futura nacionalización de la industria y la promulgación de la primera ley petrolera. La expropiación de nuestra industria petrolera en 1938 apresuró el cambio de la historia económica del país. A partir de entonces, el petróleo perdió su carácter de enclave y se convirtió en una industria destinada a surtir el mercado interno justo en el momento en que México ahondaba en su industrialización a base de sustituir importaciones. 

El petróleo se transformó en el eje del crecimiento económico, pues proporcionaba de manera directa o indirecta más del 90% de la energía industrial consumida por los mexicanos. Así, la historia económica del México pos revolucionario no se explica sin el petróleo nacionalizado. 
Pero no fue fácil para la industria petrolera el tránsito de su primera condición - propiedad de grandes empresas extranjeras - a la segunda - monopolio estatal -; y de ser enclave económico pasó a ser parte fundamental de un modelo económico orientado al mercado interno. Después de la expropiación, y por falta de recursos nuestra industria atravesó por períodos de inestabilidad y graves crisis internas.

Finalmente, la estabilidad que logró PEMEX obedeció a la demanda interna que impulsó y fortaleció la producción.

Más adelante, en 1977, se tomó la decisión de hacer del petróleo una fuente sustantiva de exportaciones para obtener las divisas que el aparato industrial y comercial mexicano necesitaba. Tal decisión, coincidió con el aumento espectacular de los precios internacionales del petróleo y todo ello terminó por afianzar aún más la importancia de PEMEX para el buen funcionamiento de la economía nacional. Pero las consecuencias no fueron tan alentadoras. La economía se sometió al petróleo y su bienestar terminó por depender de una variable sobre la que México no tenía ningún control: las condiciones del mercado petrolero internacional.

Cuando en el mercado internacional el precio de los hidrocarburos cayó de manera imprevista, dramática y sostenida, no sólo padeció la industria petrolera sino la economía del país. La crisis del petróleo descubrió un sistema económico en extremo vulnerable - basado en una modernidad ineficiente - que, para colmo, estaba cargando una enorme deuda externa contratada con el respaldo de los grandes depósitos petroleros, los cuales no eran ya aval en un mercado inundado por la oferta.


El petróleo es el recurso natural más importante en nuestro país porque bien aprovechado puede satisfacer la demanda de energéticos y petroquímicos básicos, y contribuir con ello al desarrollo nacional. Cualquiera en su sano juicio entiende que la entrega de la renta petrolera a manos extranjeras es un retroceso.

En México el petróleo es de los mexicanos, no de los gobiernos en turno, de él se derivan gran parte de los ingresos que el gobierno percibe. Del petróleo se originan también muchas fuentes de empleo por lo que ese bien nacional no puede ni debe entregarse a manos privadas nacionales ni extranjeras.

Su defensa no es un capricho sino la posibilidad de asegurar un futuro mejor para las nuevas generaciones y el progreso del país como nación libre y soberana.

Para superar la crisis por la que atraviesa PEMEX, y el país entero, es necesario reestructurar la economía y cambiar el papel de la industria petrolera que, si bien debe mantener su carácter estratégico, no puede ni debe ser el centro de la economía mexicana moderna.

Conocer los éxitos y los fracasos de nuestra política petrolera, su fortaleza y sus debilidades a lo largo de casi un siglo de existencia, va a ayudarnos a aprender lo necesario para no repetir errores y, en cambio, aprovechar al máximo, en estas nuevas circunstancias, lo que en potencia tiene ese noble recurso natural que nos fue dado. Y al que no debemos renunciar por ningún motivo.

El petróleo puede ser un gran instrumento de desarrollo pero cuando hay errores y desviaciones del proyecto nacional, su virtud se pierde o, incluso, se convierte en elemento negativo. Como sociedad, nuestra responsabilidad es asegurarnos de que este recurso se use para apoyar un desarrollo equilibrado, justo e independiente.

Hoy es un día de conmemoración pero que también nos sirva para recordar un fragmento de dos artículos de nuestra Constitución Mexicana relacionados con nuestro petróleo.

Artículo 27.- (fragmento) Corresponde a la Nación el dominio directo de todos los recursos naturales, el petróleo y todos los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseosos.

Artículo 28.- (fragmento) En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes. No constituirán monopolios las funciones que el Estado ejerza de manera exclusiva en las siguientes áreas estratégicas: petróleo y demás hidrocarburos así como en la petroquímica básica. El Estado, al ejercer en ellas su rectoría, protegerá la seguridad y la soberanía de la Nación.

Como mexicanos estamos obligados a defender nuestro petróleo de posibles cambios constitucionales que no vean por el bien de la nación, así como de su entrega a manos privadas porque el petróleo nos pertenece a todos los mexicanos.

Mientras la razón y la verdad estén del lado de los mexicanos, la lucha por la defensa del petróleo se mantendrá activa y en vías de impedir un atraco a la nación.

12 marzo 2019

100 días dándole de palos al avispero

Ya no habrá robo de gasolina, pero tampoco se harán licitaciones pues confiamos en la moral de los administradores federales. 

Ya no hay altos salarios a funcionarios, pero tampoco hay funcionarios de alto nivel. 

Se combatirán las “causas” de la inseguridad, pero a 50 mil jóvenes se les darán uniformes y armas

Se derogó la reforma educativa, pero no aumenta el presupuesto para reparar escuelas.

Habrá becas para madres solteras, pero no se les asegura el trabajo ni las estancias infantiles.

Habrá becas para jóvenes que ingresen a un trabajo temporal, pero hay despidos masivos en dependencias oficiales. 

Habrá seguro social para todos, pero sin aumentar médicos, medicinas ni clínicas o lo que es lo mismo, aumentarán las colas interminables para recibir atención. 

Se anuncia la construcción de un tren por territorios indígenas del sureste y al mismo tiempo se declara que están en su derecho de oponerse y protestar. 

El respeto al derecho ajeno es la paz, pero las calificadoras no tienen derecho a respingar.

Esto por mencionar los cambios más visibles. Hay un dicho que reza: no jales que descobijas…  parece perfecto para aplicarlo hoy a lo que está pasando con la 4T

22 febrero 2019

El cielo de los gatos sí existe





El cielo de los gatos no está muy lejos de aquí, basta con que un felino respire por última vez para que abra sus enormes puertas. No tienen que viajar por mucho tiempo para llegar, un parpadeo es lo que lleva llegar ahí.

El cielo de los gatos es un lugar difícil de entender pues tiene ventanas enormes por donde siempre pasan los rayos del sol sin importar la hora. Ahí no existe el tiempo ni las estaciones, es por eso que hay campos nevados donde los gatos hunden gustosos sus patas justo al lado de cálidos terrenos empastados donde comer y vomitar.

En el cielo de los gatos hay arboles enormes que trepar que curiosamente al final tienen unas escaleras para poder sin problemas bajar. Cuerdas de lana cuelgan por todos lados, plumas de colores flotan en el aire mientras que miles de taparroscas se deslizan de una punta a la otra del salón principal.

En el cielo de los gatos sólo hay ratoncitos hechos de estambre y pajaritos de pelusas. Hay torres de mecate y cientos de teclados y libros dónde descansar. Hay sofás gigantes hechos trizas donde encajar las uñas, repisas por las paredes para escalar y túneles por dónde perseguir a los más paqueños.

En el cielo de los gatos se reencuentran gatitas con sus cachorros y amamantan por igual propios y ajenos.  Ahí se reconocen viejos amigos y compañeros de refugio.

Al cielo de los gatos han llegado esos hermanitos que durmieron por última vez en una bolsa de plástico, también llegó esa gata gruñona a la que amarraron cuetes en la cola la noche de año nuevo. Una noche llegó ese gatito al que aventaron a los perros maltratados y por la mañana lo alcanzó la gata envenenada en la bodega de la Central.

En el cielo de los gatos vive desde hace muchos años la Misha que acompañaba a mi papá en sus siestas de los domingos por la tarde, y seguramente ya se encontró con aquel gatito al que aún con el cordón umbilical colgando intenté salvar después de que lo separara de su madre un recolector de basura.

Hubo un evento especial para Ruperto y los gatos que lo acompañaron a este cielo el 19 de septiembre, también hicieron fiesta cuando llegaron los gatitos que vivían en los pastizales de Cuemanco el miércoles pasado. 

En el cielo de los gatos hay trato especial para gatas huérfanas y gatos maltratados; mimos y premios de pescado reciben sin cesar.

El cielo de los gatos tiene una sala muy especial con sillones y cojines suaves para los gatos viejos. Ahí no hay ruidos fuertes ni cachorritos que quieran jugar, sólo hay paz y un gran tapete térmico. Es en esta sala donde ahora vive Kato. Después de despedirnos esta mañana con un beso y un “te amo para siempre” voló hasta llegar a la puerta del Cielo de los Gatos para no volver a tener mocos ni ataques de estornudos a media cena. 

Se fue recién bañado, oliendo a talco y dejando un corazón partido en mil pedazos.


03 junio 2018

Andrés Manuel: la Coca Cola que México no necesita.


 “Que renuncie quien no pueda unir su horizonte a la subjetividad de su época.” 
F. Nietzsche


La mayoría de las personas que cometen delitos y son ingresadas a los reclusorios de la Ciudad de México tienen entre 18 y 24 años, aunque los que hemos sido víctimas de la delincuencia sabemos que quien nos apuntó en la cabeza con un arma tenía 16 o 17 años. Estos datos oficiales nos hacen concluir entonces que entre 1994 y 2006, cuando la mayoría de los delincuentes vivía su primera infancia, el Estado abandonó completamente la atención hacia la familia y especialmente a esos niños.

¿Qué tienen qué ver los primeros años de vida de una persona con su comportamiento como joven o adulto? Los niños nacen en un contexto de instituciones formales e informales dadas: familia, guardería, escuela, gobierno. Estas instituciones van dejando huella en su sistema nervioso central conformando el trasfondo de su pensamiento, emociones, decisiones y acciones a lo largo de su vida.

Los primeros seis años de vida son los que forman a las personas; física y emocionalmente. El cerebro crece en más del 95% durante la primera infancia, los esfuerzos de la madre, familia, sociedad y Estado deben enfocarse mayormente en este tiempo. Irónicamente es el periodo que más abandonamos razones que van desde la ignorancia hasta el “los niños no votan”.

La falta de atención y omisión por parte de los gobiernos, y hablemos especialmente de la Ciudad de México, ha provocado el bajo rendimiento escolar y una clara desnutrición infantil. Hoy la diabetes es la segunda enfermedad crónica más común en niños y la primera causa de muerte en adultos. La obesidad e hipertensión es ahora un problema también en los más pequeños pues la desnutrición no es sólo la falta de nutrientes en la dieta de un niño sino el consumo excesivo de antinutrientes como las harinas y refrescos.

Es de lo más común ver en una mesa los envases de dos y tres litros de Coca Cola así como ver por la calle a trabajadores y escolares con su refresco a medio terminar en la mano. La publicidad engañosa hace que madres y padres de familia crean que al dar como desayuno un tazón de cereal con leche están haciendo un buen trabajo como responsables de la nutrición de sus hijos.

No es casualidad que siete de cada diez camas en el sistema de salud estén ocupadas por enfermos de diabetes tipo 2, o que los niños no puedan aprender a la velocidad del plan de estudios programado. Muchos jóvenes no estudian la preparatoria por falta de espacios o de recursos y deben elegir trabajar en lugar de estudiar, pero también es cierto que muchos otros no llegan a concluir el bachillerato por falta de capacidad; por una nutrición no adecuada en los primeros años de sus vidas.

La malnutrición afecta el desarrollo neurológico y la capacidad de aprendizaje y productiva de las personas.

Así como hemos abandonado a los niños de esta ciudad en cuanto al desarrollo físico, también hemos sido omisos en cuanto su desarrollo emocional. Violencia, abandono, desatención, malos ejemplos y falta de cariño son el ambiente perfecto si queremos convertir a un niño en un delincuente o adicto. Tampoco es obra de la casualidad que quienes asaltan y matan sean adolescentes quienes sólo tienen dos caminos: el reclusorio o la muerte a manos de un igual.

La solución al problema de salud pública e inseguridad es el mismo: atender a los habitantes de la Ciudad de México desde el día uno de vida. Ni un millón de cámaras o patrullas en cada esquina harán que nos sintamos más seguros si no dejamos de criar niños violentos. Prevenir la diabetes con una dieta correcta y ejercicio habitual es mucho más barato que atender hemodiálisis y amputaciones cada día en los hospitales capitalinos.

Me preocupa mucho que el puntero de las encuestas, el virtual Presidente de México no sólo ignore sino desprecie el tema de la infancia. Me preocupa aún más que sus seguidores no se den cuenta de que en su Proyecto18 los niños únicamente aparecen en la portada. Ninguno de los asesores estrella de López Obrador le ha hablado de la importancia que tiene el Estado en el desarrollo físico y emocional de los niños, o de las herramientas que hay que poner al alcance de los padres y madres para criar hombres y mujeres productivos en lugar de enfermos o delincuentes.

Los delincuentes de hoy fueron niños durante el gobierno que encabezó Andrés Manuel, cuando las joyas de la corona se las llevaban los adultos mayores y los segundos pisos. Cuando los niños, que no votan, eran hechos a un lado. Dar una beca a los jóvenes no hará que el tiempo vuelva. El adolescente que no tuvo una alimentación adecuada, afecto y cuidados no será capaz de obtenerlos con 2,400 pesos al mes.

Trabajé con Andrés Manuel durante nueve años y varias veces lo escuché decir que los hijos son de la madre, que ella es quien tiene que criarlos. No sólo piensa que el padre tiene la única responsabilidad de proveer, sino que la carga de criar a una persona es enteramente de la madre, que el Estado no tiene por qué intervenir en un asunto familiar.

Muchos sabemos de primera mano, que tanto él como su primer círculo tienen actitudes machistas y misóginas, esto se demuestra con la falta de propuestas concretas en temas de equidad, empoderamiento de la mujer y la corresponsabilidad en la crianza de los hijos.

Es por eso que a manera de analogía, para mí Andrés Manuel es como la coca cola, ya que, a través de campañas publicitarias engañosas e insidiosas, nos han hecho creer que es un producto maravilla que nos quita la sed y que al consumirla nos hará feliz, cuando la realidad es que se trata de un producto que a la larga nos afecta de diversas formas, y todo porque no nos detenemos a ver sus verdaderas características, enfermando de confrontación, polarización, elitismo e ignorancia a la gente que aún cree que él representa un cambio en el sistema. 

López Obrador es un producto más del sistema y no entiende que para cambiar las cosas en este país debe ver más allá de su nariz.



30 abril 2018

Informe CONEVAL 2018

El Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 analiza el desempeño de la política de desarrollo social en México con el propósito de que las administraciones (federal, estatales y municipales) cuenten con evidencia e información para la elaboración, monitoreo o evaluación de sus planes y programas de gobierno.
Para elaborar este Informe, el CONEVAL utiliza la evidencia acumulada a lo largo de diez años en los que, además de hacer mediciones de pobreza y evaluaciones a políticas y programas de desarrollo social, ha llevado a cabo investigaciones en áreas tales como el análisis del cumplimiento de los derechos sociales y de las condiciones que enfrentan algunos grupos discriminados.
Recomendaciones en materia de Infancia:
Otorgar a todas las niñas, niños y adolescentes las mismas oportunidades para un desarrollo adecuado.
Que las políticas públicas enfocadas a la niñez y adolescencia tomen en cuenta las realidades heterogéneas que enfrentan estos grupos poblacionales.
Atender la equidad para eliminar las barreras que privan a los más pequeños de un futuro mejor.
Atender las necesidades de la primera infancia.
Vigilar el cumplimiento de lo establecido en la LGDNNA para asegurar el acceso de las niñas, niños y adolescentes a sus derechos.

Mi respuesta como candidata a Diputada Federal es la siguiente propuesta:

Promover en el Congreso de la Unión, elevar a rango de ley la Atención Integral para el Desarrollo de las Niñas y los Niños en Primera Infancia, que establezca la obligación del Estado y demás actores (padres, cuidadores, maestros) que intervienen en el desarrollo de la niñez en de 0 a 6 años, a propiciar el correcto desarrollo de los infantes en ese rango de edad, privilegiando las condiciones de igualdad, sin importar la condición de origen. Construyendo así, capacidades propias que les permitan tomar decisiones racionales en la vida.
Al respecto, se señala que, con la Ley de Primera Infancia se busca:

·     Disminuir el porcentaje de niños y niñas menores de 6 años que viven en pobreza.
·     Incrementar la lactancia en la primera hora de vida e incrementar la exclusividad de esta ésta en menores de 6 meses.
·     Incrementar el porcentaje de niños con un desarrollo infantil adecuado.
·     Incrementar la cobertura de evaluación del desarrollo, tratando de disminuir las brechas de desarrollo entre ricos y pobres.
·     Asegurar que las niñas y niños menores de 3 años, participen en programas de Desarrollo Infantil temprano.
·     Asegurar que las niñas y niños mayores de 3 años reciban educación preescolar de calidad.
·     Que el mayor número de familias con niños y niñas menores de 6 años, participen en programas de habilidades parentales y/o prácticas de crianza en cualquiera de sus modalidades.

Asimismo, se buscará gestionar los recursos financieros para el establecimiento de la red de estancias infantiles y centros de cuidado en la Ciudad de México.

Dotar de las herramientas normativas y Gestionar los recursos financieros suficientes para la operación y funcionamiento del sistema nacional de protección integral de niñas, niños y adolescentes

#YoMeMuevo2018


La urbanización de la Ciudad de México tuvo su mayor desarrollo en las décadas de los años 60 y 70 como consecuencia, entre otros factores, de la migración de trabajadores del campo a la ciudad.

Álvaro Obregón no fue la excepción, la falta de oferta de vivienda adecuada para esa población migrante de bajos ingresos, propició que muchos de estos asentaron sus viviendas en barrancas y laderas de las montañas que se encuentran en el territorio de esta demarcación.

En la actualidad, se observa que dada su naturaleza no planeada, estos asentamientos carecen de espacio público e infraestructura de transporte básica. La red vial es insuficiente en cantidad y calidad, con pendientes extremadamente altas, falta de pavimento o mantenimiento de éste, el inadecuado manejo de aguas pluviales y del sistema de drenaje.

En Álvaro Obregón los principales modos de transporte son largas caminatas y ascenso de escaleras y calles combinadas con el transporte público concesionado, el cual presenta grandes deficiencias y es prácticamente la única opción para movilizarse.

Por lo anterior, es indispensable plantear alternativas de solución a esta problemática para proveer transporte público formal y de calidad a esta zona de barrancas, laderas, alta densidad poblacional y poco espacio público.

Promoviendo la inversión en infraestructura para transporte público con mejoras en los espacios públicos, senderos peatonales, proyectos de vivienda de interés social y la construcción de equipamiento urbano mejoraremos las condiciones de vida de los obregonenses.

Propuestas:

Elaboración de un proyecto integral para el establecimiento de un sistema de transporte por cable que comunique las partes altas y zonas habitadas en las barrancas de la delegación con los sistemas de transporte masivo como metro y metrobús. Gestionar los recursos en el presupuesto de egresos de la Federación para la elaboración de este proyecto y, posteriormente su construcción a través de un esquema de coinversión Federal-Estatal

Elaborar de manera conjunta con los gobiernos de la ciudad y la alcaldía esquemas de recuperación, ampliación y aprovechamiento de vialidades en la demarcación para recuperar la naturaleza de “bienes de uso común” de las calles.

Fomentar, en el ámbito de mis atribuciones, el cambio de esquema de transporte público concesionado individual, a uno colectivo o través de empresas. Esto para evitar prácticas nocivas que  generan el malestar de la población (competencia entre operadores por pasaje, accidentes, falta de capacitación de operadores e inseguridad)

La Expropiación...

El proyecto de nuestro desarrollo nacional en el siglo XX colocó al petróleo en un lugar central cuando se tuvo  conciencia del valor d...