22 abril 2013

La Cruzada de Robles al DF NO entra


La Ciudad de México hace años es gobernada por la izquierda y no es casualidad que en la última elección el ahora jefe de gobierno obtuviera más de 3 millones de votos. Convencidos estamos de que el camino hasta hoy recorrido es el correcto. Los programas sociales, el estado de bienestar y en general las políticas públicas han situado al DF en niveles muy por encima de los estados gobernados por el prian. Y uno que otro perredista (también).

Los habitantes y los “usuarios” de la ciudad capital hemos demostrado en cada elección que las despensitas y regalitos de ocasión no definen a los ganadores. Es innegable la repartidera de migajas y promesas, es el pan nuestro de cada tres años, sin embargo ya nada se define así.

El hambre es canija y nuestra capital no está libre de ella. Aún así no somos iguales, tenemos contaminación, hacinamiento, prisas, empujones, vagones llenos, adicciones en jóvenes y hasta balazos, pero también tenemos nuestro lado amable. Los defeños somos solidarios, trabajadores, avispados, prácticos, informados y estamos muy politizados.

Tenemos apuros pero también cultura. Sabemos de la mentada “cruzada” pero también conocemos a Rosario Robles. Y si alguien conoce el pasado de Rosario somos los chilangos. Y Carlos.

Aquí no es novedad ni la Pepsi ni las galletitas de avena. En el DF tenemos otra salida. Tenemos delegados muy celosos y un jefe de gobierno que ya respingó. Tenemos programas sociales para todos, desde los viejitos con su “tarjeta de obrador” hasta los niños que hoy están estrenando el Programa de 0 a 6.

Me van a perdonar, pero aquí los funcionarios de la Sedesol no tienen margen de maniobra. Los delegados de las zonas a las que apuntó Peña Nieto ya gritaron “NO, aquí no entra la cruzada”. Debo reconocer que hizo bien Peña al unirnos. Gracias.

El jefe de gobierno pintó su raya y exigió a Rosario más información sobre sus planes para aterrizar las dádivas del PRI en suelo perredista. Diputados Federales, Locales y Senadores de la República rechazamos abiertamente no sólo el pésimo intento electorero de calmar el hambre de los mexicanos con refrescos, sino la falta de respeto de parte de una dependencia federal a un gobierno libre y democrático.

Ya tronó en Veracruz la primera bomba de corrupción, sigue Chiapas, Guanajuato y Puebla. Están en la cuerda floja. Por lo pronto al DF, la Sra.. Robles NO entra.

No hay comentarios.: