14 junio 2013

LAS MUERTAS DE JUÁREZ, UN PERFIL PSICOANALÍTICO DE LOS ASESINOS

Ante el vacío, la complicidad, la corrupción y la impunidad en torno a las muertas de Juárez que desde 1993 están ahí y no se hace nada, me permito escribir este perfil criminológico que espero sirva para dejar de poner pretextos en torno a dos preguntas fundamentales que permitirían ubicar a los asesinos:

1.- ¿Qué dice el Psicoanálisis en torno a las huellas en los cuerpos que dejan los asesinos? (es decir cuál es el rastro y el rostro de la forma en que asesinan a las mujeres).
2.- ¿Hacia dónde deben de apuntar las líneas de investigación, por dónde buscar?

En torno a la primer interrogante.

Cientos de mujeres han sido secuestradas, violadas y asesinadas desde 1993 a la fecha,  muchas  de estas mujeres tenía características físico-sociales comunes,  mujeres pobres, casi todas eran obreras o trabajadoras en plantas maquiladoras, todas son de corta estura, delgadas, pequeñas, morenas y con cabello largo. Violentadas sexualmente, estranguladas, en otra gran cantidad de homicidios aparecen también, mutilaciones del seno, crueldades sexuales, les abren las entrañas, desmembramiento de partes del cuerpo, introducción de substancias tóxicas en el cuerpo de las víctimas.
A partir del trabajo clínico con sujetos de estructura perversa y con el trabajo en relación a las fantasías neuróticas de muchos pacientes, incluyendo en su momento los trabajos clínicos con niños con ciertas tendencias compulsivas como cortar, quemar, destrozar, romper, morder, me permito exponer los rastros primarios de lo expuesto arriba.
El hecho de que las mujeres asesinadas tengan el cabello largo, bien nos permite dar cuenta como los asesinos ven en el cabello el fetiche, (como substituto del objeto sexual)  hay en el cabello una especie de represión sexual, es decir, el cabello es un sustituto del pelo que aparece en otras partes del cuerpo, así lo ven los asesinos, el cabello entonces es visto por los asesinos como símbolo de los genitales femeninos, (destrucción, reproducción, muerte y resurrección), el fenómeno de la castración se presenta de manera patológica una y otra vez.
La situación de la pobreza remite a la carencia, los asesinos vivieron en hogares en donde se renegaba de la carencia, sujetos que vivieron en hogares que ven a las mujeres pobres en falta, cortadas antes der descuartizadas, mujeres vistas como carentes, justo estas mujeres pobres les detonan a los asesinos su falta no asumida, por eso tienen que ser humildes, los asesinos no matarían a mujeres poderosas en tanto ellas serían representaciones de sus propias madres, (potentes castradoras completas y sin falta).
Mujeres menudas de corta estatura, representarán para los asesinos una fijación infantil, un tipo de paidofilia, no ha de extrañarnos que las mujeres jóvenes menores de 17 años que han caído en manos de los asesinos, sean abusadas sexualmente durante días para después matarlas.
La mayoría de los cuerpos presentan estrangulamiento, esto nos habla de sujetos de penes pequeños que al provocar la asfixia logran una estreches vaginal perversamente satisfactoria, las descuartizan,  igual que en su momento se sintieron ante padres sádicos, descuartizan en el otro para desplazar sus deseos.

En torno a la segunda interrogante.

Estamos ante sujetos de edad madura de entre 40 a 50 años, acompañados de jóvenes que inician en esta práctica, masculinos sin descartar la participación de mujeres en los asesinatos, hombres de poder hijos de padres sádicos, importantes y ligados a los ámbitos, Políticos, Religiosos, Policiaco-militares, e incluso sujetos con asociaciones hasta cierto grado altruistas, estos sujetos debieron ser niños que encontraron problemas intelectuales en su primera infancia, estos sujetos maduros se comportarán como eternos adolescentes, a pesar de su edad están atrapados en una perversa infancia, sujetos que fueron de un colegio particular a otro, con fuertes cargas de hiperactividad, agresivos y que en la infancia fueron extremadamente introvertidos o en su defecto, niños que les gustaba quemar, cortar, destrozar, seguramente con ingresos a tratamientos psicológicos o paidopsiquiátricos, medicados en la infancia, no hijos únicos, por el contrario provenientes de hogares en donde se sintieron desplazados por los hermanos, madre castrante, mujer de carácter, amenazadora, con control sobre un marido regularmente ausente, sin embargo el padre de estos sujetos, debió de ser violento, intimidador, burlador de la ley, desafiante de la ley, con historial en maltrato a sus subordinados, parejas etc… si bien una mujer maltratada puede ser sumisa ante esta clase de sujetos, también puede ser violenta con los hijos como una forma de desplazar sus pulsiones de odio.
Familia con servidumbre, que evidenció maltrato continuo a sus trabajadores, todo esto vivenciado por los hijos (futuros asesinos) padres que sobrexcitaron a los hijos, con historial de orgias, fiestas, drogas, alcohol.
La mamá de los asesinos con carácter psicopático, posiblemente medicada, delirante, locuaz, extravagante, pero ante la gente recatada o santa, el padre, prepotente, tal vez con historial delictivo de abuso de poder, e incluso con algún tipo de perversión, amante de la pornografía y posiblemente con algunn tipode disfunción sexual.
No hablamos de un solo grupo, el desmembramiento en varios cuerpos encontrados pone en evidencia que son varias células las que practican ritualmente los homicidios, los diversos grupos se escudan unos con otros, sin embargo cada uno tiene una particularidad, lo cual explica las sutiles patológicas y perversas diferencias en los asesinatos del 93 a la fecha.
Sujetos amantes de las obras de arte sobre todo las referidas al ámbito del cuerpo, y la locura, algunos con tendencias fanáticas ligadas al racismo y la discriminación, tal vez manifestadas en escritos o posturas político-religiosas.
Sujetos con acceso a los medios, armas, y con cierto nivel académico, no se descartan Médicos, Abogados, y obviamente Policias y/o agentes.
Los líderes de estos grupos, pudieran ser en su mayoría sujetos de corta estatura, con ciertas obsesiones compulsivas, es decir, pudieran ser coleccionistas con poder económico, de rompecabezas, juegos de ajedrez, armas, etc.. algunos tal vez circuncidados sin necesidad.
Esperemos este perfil pueda despertar nuevas escuchas y nuevas líneas de investigación que a mi parecer no han sido trabajadas.
Ante lo que está ocurriendo no se puede permanecer ignorante de la situación, tenemos la obligación desde nuestro trabajo de aportar para solucionar.
DR. PSICOANALISTA JOSE ANTONIO LARA PEINADO.

No hay comentarios.: