22 abril 2015

Día Internacional de la Madre Tierra

Hoy, como desde hace más de 40 años, se celebra en diversas partes del mundo el Día Internacional de la Madre Tierra con el objetivo de acelerar el proceso de concienciación mundial a través de una visión del planeta como la entidad que sustenta a todos los seres vivos de la naturaleza.

 

El comportamiento y hábitos inadecuados de la especie humana, aunado al uso indiscriminado de los recursos naturales, ha provocado que nuestros ecosistemas se encuentren en una fase crítica, según lo informa el más reciente comunicado del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)

 

Nuestro territorio nacional se caracteriza por contar con una gran biodiversidad, una riqueza de especies y extensas Áreas Naturales Protegidas, pero lamentablemente también se distingue por la apatía y el desconocimiento de prácticas de conservación, teniendo como resultado una escasa educación ambiental.

 

A pesar de la existencia de diversas políticas públicas encaminadas al beneficio de la Tierra, hace falta enriquecer la información y facilitar los medios para que la ciudadanía pueda visualizar que las consecuencias de nuestro hábitos no sólo atentan contra el medio ambiente, sino también atentan contra nosotros mismos y nuestras familias. 

 

En nuestra delegación los efectos una precaria educación ambiental de una y una inexistente atención ciudadana han provocado que la contaminación hoy sea uno de los principales problemas que impactan, sobre todo, en la salud y actividades diarias de las familias obregonenses

 

Orientar la urbanización de Álvaro Obregon hacia opciones más verdes que ofrezcan oportunidades de fomento, educación y respeto al medio ambiente, junto al desarrollo de una eficiente participación y atención de demandas, mejorará la calidad de vida de nuestras familias.

 

Como ciudadanos de este país y de este planeta, también es nuestro deber hacer un compromiso propio. Tenemos la oportunidad de impulsar el bienestar de nosotros y el de nuestras familias a través de la sustitución de hábitos contaminantes y del apego a prácticas que contribuyen al cuidado ambiental, hasta que éstas se conviertan en una dinámica de todos los días. 

 

Nuestro planeta puede soportar grandes catástrofes, lo ha hecho durante millones de años, pero nosotros somos los más vulnerables ante la actitud contemporánea de no mirar al planeta como nuestra principal fuente de vida.

No hay comentarios.: