22 diciembre 2011

Aclaraciones Innecesarias....de Peña Nieto

Si Peña Nieto no ha caído en las encuestas ni en la preferencia de la gente, no se entiende porqué tanto el nuevo presidente del PRI como el mismo Peña Nieto hagan aclaraciones a lo que nadie les ha cuestionando.
Pedro Joaquín Coldwell, sustituto de Moreira, declaró que es impensable e inadmisible sustituir al candidato presidencial del PRI sólo por los deslices que ha enfrentado públicamente desde el 3 de diciembre, además, aseguro que en Peña Nieto tienen al candidato más sólido en muchos años, el mejor posicionado y CAPACITADO PARA GOBERNAR EL PAÍS, por su destreza política y porque ha despertado el ánimo de victoria dentro de su partido.
Si es así, señor Coldwel, para qué aclararlo. No creo que a ningún priísta se le haya ocurrido la loca idea de que Peña Nieto siga desinflándose y ponga en riesgo el regreso del PRI a Los Pinos.
Por su parte, Peña Nieto hizo otra aclaración desafortunada al comprometerse públicamente a transparentar las aportaciones económicas a su campaña para evitar que los apoyos que está recibiendo provengan del crimen organizado. Por si no había quedado claro, está recibiendo carretonadas de dinero pero completamente limpio y sin compromiso alguno con las hermanas de la caridad que se lo están regalando.
En las circunstancias tan delicadas en las que se encuentra el país, lo único que realmente puede apuntalar a quien aspire a llegar al poder es ofrecer propuestas de solución a los graves problemas que enfrentamos: desigualdad, pobreza, falta de crecimiento económico y desarrollo del país. Y esas son las que está ofreciendo Andrés Manuel López Obrador con un Nuevo Proyecto de Nación, contrapuesto a los que nos han venido imponiendo los gobiernos neoliberales priístas y panistas, con los resultados que tenemos a la vista.
Lo que en 2006 la derecha calificó de populismo, para desvirtuar el Proyecto de Nación que encabeza Andrés Manuel López Obrador, resulta ser la única opción para detener el desastre que nos rodea: inflación, desempleo, nulo crecimiento económico; campo, industria y jóvenes abandonados por el Estado; inseguridad, violencia y crimen, y, lo más terrible, IMPUNIDAD y CORRUPCIÓN en todos los niveles de gobierno y sus respectivos cómplices y familiares.
Las aclaraciones no pedidas resultan ser siempre, o casi siempre, acusaciones manifiestas.
Lo que se ve no se juzga.
Las plazas a reventar en las que se está presentando Andrés Manuel López Obrador en el D.F. dicen mucho más que las encuestas telefónicas.
Por eso él no pierde el tiempo en aclarar lo que salta a la vista.

No hay comentarios.: