03 octubre 2011

Palabras de aliento y esperanza a 43 años de silencio (mi columna)

La dolorosa muerte de jóvenes estudiantes que lucharon por una causa justa, y que siempre han sido recordados con minutos de silencio, el día de ayer fueron homenajeados en el Auditorio Nacional con palabras de aliento y esperanza.

Durante la conformación del Movimiento Regeneración Nacional, MORENA, como Asociación Civil, se habló en nombre de ellos por la transformación profunda del país, para hacer realidad los sueños de quienes perecieron en la matanza del 68 pero también por los sueños de quienes siguen en pie de lucha por una patria para todos, más justa y más humana.

No quiero repetir como en otras ocasiones la cantidad de espíritus reunidos por la esperanza de un cambio profundo en la forma de hacer política, por un cambio que dignifique la vida de quienes entregaron todo por sus ideales y principios.

Sin embargo, es necesario mencionar, informar que el Movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador sigue vigente y más fuerte que nunca.

Reunidos en el Auditorio Nacional, personalidades históricas de la izquierda mexicana se congregaron para reafirmar una sola convicción:

SÍ SE PUEDE VIVIR EN UN ESTADO QUE RESPETE LOS DERECHOS HUMANOS, QUE VELE POR EL BIENESTAR DE TODOS Y QUE DISTRIBUYA CON JUSTICIA LOS BIENES NACIONALES PARA REVERTIR LOS GRAVES DAÑOS QUE HAN CAUSADO AL PUEBLO Y A LA NACIÓN EL ABUSO Y LA AMBICIÓN DE UN GRUPO MINORITARIO QUE NOS MANTIENE EN LA POSTRACIÓN.

Recordar el 2 de octubre avivando la llama de la esperanza es la mejor manera de no olvidar, de recordar para siempre, de seguir adelante con la frente en alto y poner nuestro mejor esfuerzo para construir un futuro mejor para las nuevas generaciones.

Las palabras que ahí se pronunciaron el día de ayer, dejan una honda huella en el corazón. Sustituir letras muertas por palabras vivas que nos hablan de nuestro origen, de nuestras raíces, de nuestra gran bondad como pueblo y de nuestro espíritu puesto en el trabajo que dignifica y en la solidaridad que nos caracteriza.

Esta terrible ola de violencia que está acabando con lo mejor que tenemos, nuestros jóvenes, de ninguna manera puede apagarse si no recuperamos los valores humanos que nos permitan de a poco reconstruir el tejido social, dañado a consecuencias de la falta de educación y de oportunidades para demostrarnos a nosotros mismos que somos seres útiles, creativos y libres.

Lo mejor de este Movimiento es su esencia: la recuperación de los ideales de independencia y libertad por los que muchos mexicanos entregaron su vida.

Que no nos venda la derecha la idea de que no es posible un cambio. Claro que es posible. Claro que podemos recuperar la paz del territorio pero principalmente la paz interior, esa paz que sólo puede alcanzarse con la satisfacción del deber cumplido y el amor a nuestros semejantes por encima del amor al poder y al dinero, productos de un sistema de enajenación, egoísmo y dominación.

El pueblo está vivo, sigue en pie de lucha como lo ha estado siempre.

No somos conformistas ni estamos dispuestos a que la patria se nos vaya entre los dedos. Vamos a seguir luchando hasta lograr el anhelado cambio.

Tenemos líder para rato.

Tenemos Proyecto.

Tenemos esperanza y vida para seguir de pie, con la frente en alto y la certeza de que el pueblo que quiere ser libre lo será.

Vivan los que mueren por una causa justa.

Vivan los muertos del 68.

Vivan los vivos que los recuerdan.

Vivan los que no se amedrentan ante el reto de vencer por la vía pacífica a los enemigos del pueblo y de la patria.

Viva  MORENA.

Al margen del evento, quiero compartir con los lectores que mi padre, que estuvo presente en la Plaza de las Tres Culturas el 2 de octubre de 1968, y preso en Santa Martha Acatitla, ayer me acompañó al Auditorio Nacional. Vi en sus ojos la luz que les debemos a los que ya no están entre nosotros pero que de alguna manera podemos darles si hacemos un esfuerzo por no olvidar...Gracias papá.

No hay comentarios.: