07 octubre 2014

Parto humanizado para la Ciudad de México

Un nacimiento quirúrgico, aunque generalmente es seguro, conlleva riesgos de salud y gastos innecesarios. Si a una mujer se le practica cesárea una vez, aumentan las probabilidades de que requiera otra en su próximo embarazo. Así, los riesgos aumentan con cada procedimiento.

En oposición a los métodos sintéticos en el que la madre y el hijo son intervenidos con tecnología y medicamentos que sustituyen la fisiología de la mujer, el parto humanizado retoma el parto como un evento natural, seguro y saludable.

El parto humanizado respeta las necesidades de las madres y no las del médico, ya que durante todo el parto la intervención se reduce a tactos vaginales y medidas alternativas para el dolor con el fin de favorecer la libertad de posición y movimiento, así disminuyen los riesgos para la madre y el bebé.

Algunas de las condiciones necesarias para llevar a cabo un parto humanizado son contar con asistencia profesional y un ambiente adecuado en cuanto a luz, temperatura e intimidad que permitirán cuidar el vínculo inmediato de la madre con el recién nacido.

Adoptar este enfoque en los hospitales públicos y privados de la Ciudad de México, así como la difusión entre las mujeres, el personal de salud y la población en general significará, además de atender una urgencia en materia de salud pública, la protección de los derechos elementales de la mujer capitalina.


No hay comentarios.: