13 noviembre 2014

VIOLENCIA INFANTIL

La violencia infantil es uno de los problemas que como sociedad debiera preocuparnos permanentemente, no sólo por las repercusiones psicológicas y físicas que afectarán durante toda la vida a los niños que la padecen, que ya es decir bastante, sino porque la violencia infantil origina la descomposición social en un viaje sin retorno. 

La violencia infantil ha existido siempre y en todos partes, sin embargo, no podemos soslayar que a partir de la Declaración de los Derechos del Niño (O.N.U. 1959), la violencia infantil es considerada como un delito y un problema de profundas consecuencias psicológicas, sociales, éticas, legales y médicas.

México participó y se comprometió en dicha Convención a velar por la salud física y mental de los niños y niñas mexicanos, a defender sus derechos, compromiso que al no cumplir propició el aumento de la impunidad y el deterioro de la sociedad en nuestro país.

Estamos obligados a hacer un alto en el camino y tomar medidas emergentes.

El tema de la violencia infantil es amplio, se ha escrito mucho sobre el maltrato hacia los niños y a los jóvenes; existen estadísticas alarmantes de las consecuencias trágicas que no sólo los afectan sino que incluso les han arrebatado la vida. 

Yo quiero aquí plantear dos puntos importantes que nos competen.

El primero es sobre el abandono de la infancia por parte del Estado al limitar recursos para la implementación de programas de salud, alimentación, atención, protección, estimulación temprana y educación de nuestros niños, que constituyen una forma de violencia, y por lo cual vamos a trabajar arduamente para revertir las consecuencias que tenemos a la vista.

El segundo punto es sobre la violencia intrafamiliar, que no sólo se refiere al maltrato físico o al abuso sexual, sino a la carencia de afecto y a los diversos tipos de abandonoque sufren infinidad de niños en México. En este segundo punto también vamos a trabajar puesto que es posible dotar a los padres, y a los familiares cercanos a los niños, de la información necesaria para prevenir y evitar comportamientos agresivos que lesionan a sus hijos.

El desamparo que sufre un niño, por ejemplo, provoca traumas que dañan severamente el hipotálamo, causando además la muerte de neuronas y lesiones irreversibles en el sistema nervioso central. Este daño (nos dice el psicohistoriador e investigador Lloyd de Mause), es causado por la liberación de una cascada de Cortisol, Adrenalina y hormonas de estrés segregadas durante un episodio de abandono, que no sólo dañan las células cerebrales sino también la memoria, poniendo en marcha una desregulación permanente de la bioquímica cerebral.

Esta desregulación provoca alteraciones severas como la ansiedad, la depresión, la indefensión APRENDIDA, el síndrome de estrés postraumático, trastornos del apego y alteraciones del comportamiento, es decir de la conducta. Los niños que sufren cualquier tipo de abandono están destinados, sí, por destino, a presentar conductas que les impiden desarrollar su potencial intelectual y humano. 

La ansiedad y la depresión conducen a la soledad y ésta al consumo de sustancias tóxicas o a comportamientos autodestructivos.

La indefensión APRENDIDA conduce al sometimiento y a la falta de creatividad e iniciativa, al miedo. 

Los trastornos del apego evitan una integración social sana y provocan la réplica de la violencia recibida. 

Las alteraciones del comportamiento están ligadas al resentimiento y desencadenan también violencia y agresión. 

Esto lo estamos palpando en una sociedad integrada, cada vez más, por seres trastornados emocionalmente que presentan conductas antisociales.  

Ahora bien, conviene considerar que la violencia infantil intrafamiliar no siempre es provocada con intencionalidad sino como respuesta a problemas económicos, de bienestar, de salud mental o de ignorancia.    

Los supuestos saberes sobre la crianza de los niños muchas veces los expone a castigos y represalias que los dañan para siempre. Por lo tanto resulta de vital importancia hacer llegar a las madres y padres información real que los oriente y les brinde herramientas para conducirse por el camino adecuado, asimismo, a extender la atención hacia las madres y padres, reafirmando el objetivo de trabajar por una sociedad más justa.

De igual forma habrá que rescatar costumbres y tradiciones de nuestro pueblo que enriquecen la crianza de los niños, como la lactancia, las hamacas, los rebozos, los arrullos, la socialización con la comunidad, la integración del menor mediante el juego y el contacto con la naturaleza; la cercanía con los abuelos y otros miembros de la familia. Rescatar costumbres y tradiciones valiosas que han sido desplazadas por un sistema de consumo que prioriza objetos materiales, alimentos artificiales y modelos de personalidad ajenos a nuestra cultura.

Visto lo anterior de manera general, porque obviamente existen particularidades y excepciones, queda claro que México ha seguido un camino equivocado respecto a sus nuevas generaciones. 

Desatender a la infancia ha generado una sociedad deformada, descontrolada, improductiva, resentida, y lo más triste, poco feliz o completamente infeliz.

Tenemos en nuestras manos la posibilidad de empezar a transformarla.

La violencia infantil es uno de los problemas que como sociedad debiera preocuparnos permanentemente, no sólo por las repercusiones psicológicas y físicas que afectarán durante toda la vida a los niños que la padecen, que ya es decir bastante, sino porque la violencia infantil origina la descomposición social en un viaje sin retorno. 

La violencia infantil ha existido siempre y en todos partes, sin embargo, no podemos soslayar que a partir de la Declaración de los Derechos del Niño (O.N.U. 1959), la violencia infantil es considerada como un delito y un problema de profundas consecuencias psicológicas, sociales, éticas, legales y médicas.

México participó y se comprometió en dicha Convención a velar por la salud física y mental de los niños y niñas mexicanos, a defender sus derechos, compromiso que al no cumplir propició el aumento de la impunidad y el deterioro de la sociedad en nuestro país.

Estamos obligados a hacer un alto en el camino y tomar medidas emergentes.

El tema de la violencia infantil es amplio, se ha escrito mucho sobre el maltrato hacia los niños y a los jóvenes; existen estadísticas alarmantes de las consecuencias trágicas que no sólo los afectan sino que incluso les han arrebatado la vida. 

Yo quiero aquí plantear dos puntos importantes que nos competen.

El primero es sobre el abandono de la infancia por parte del Estado al limitar recursos para la implementación de programas de salud, alimentación, atención, protección, estimulación temprana y educación de nuestros niños, que constituyen una forma de violencia, y por lo cual vamos a trabajar arduamente para revertir las consecuencias que tenemos a la vista.

El segundo punto es sobre la violencia intrafamiliar, que no sólo se refiere al maltrato físico o al abuso sexual, sino a la carencia de afecto y a los diversos tipos de abandonoque sufren infinidad de niños en México. En este segundo punto también vamos a trabajar puesto que es posible dotar a los padres, y a los familiares cercanos a los niños, de la información necesaria para prevenir y evitar comportamientos agresivos que lesionan a sus hijos.

El desamparo que sufre un niño, por ejemplo, provoca traumas que dañan severamente el hipotálamo, causando además la muerte de neuronas y lesiones irreversibles en el sistema nervioso central. Este daño (nos dice el psicohistoriador e investigador Lloyd de Mause), es causado por la liberación de una cascada de Cortisol, Adrenalina y hormonas de estrés segregadas durante un episodio de abandono, que no sólo dañan las células cerebrales sino también la memoria, poniendo en marcha una desregulación permanente de la bioquímica cerebral.

Esta desregulación provoca alteraciones severas como la ansiedad, la depresión, la indefensión APRENDIDA, el síndrome de estrés postraumático, trastornos del apego y alteraciones del comportamiento, es decir de la conducta. Los niños que sufren cualquier tipo de abandono están destinados, sí, por destino, a presentar conductas que les impiden desarrollar su potencial intelectual y humano. 

La ansiedad y la depresión conducen a la soledad y ésta al consumo de sustancias tóxicas o a comportamientos autodestructivos.

La indefensión APRENDIDA conduce al sometimiento y a la falta de creatividad e iniciativa, al miedo. 

Los trastornos del apego evitan una integración social sana y provocan la réplica de la violencia recibida. 

Las alteraciones del comportamiento están ligadas al resentimiento y desencadenan también violencia y agresión. 

Esto lo estamos palpando en una sociedad integrada, cada vez más, por seres trastornados emocionalmente que presentan conductas antisociales.  

Ahora bien, conviene considerar que la violencia infantil intrafamiliar no siempre es provocada con intencionalidad sino como respuesta a problemas económicos, de bienestar, de salud mental o de ignorancia.    

Los supuestos saberes sobre la crianza de los niños muchas veces los expone a castigos y represalias que los dañan para siempre. Por lo tanto resulta de vital importancia hacer llegar a las madres y padres información real que los oriente y les brinde herramientas para conducirse por el camino adecuado, asimismo, a extender la atención hacia las madres y padres, reafirmando el objetivo de trabajar por una sociedad más justa.

De igual forma habrá que rescatar costumbres y tradiciones de nuestro pueblo que enriquecen la crianza de los niños, como la lactancia, las hamacas, los rebozos, los arrullos, la socialización con la comunidad, la integración del menor mediante el juego y el contacto con la naturaleza; la cercanía con los abuelos y otros miembros de la familia. Rescatar costumbres y tradiciones valiosas que han sido desplazadas por un sistema de consumo que prioriza objetos materiales, alimentos artificiales y modelos de personalidad ajenos a nuestra cultura.

Visto lo anterior de manera general, porque obviamente existen particularidades y excepciones, queda claro que México ha seguido un camino equivocado respecto a sus nuevas generaciones. 

Desatender a la infancia ha generado una sociedad deformada, descontrolada, improductiva, resentida, y lo más triste, poco feliz o completamente infeliz.

Tenemos en nuestras manos la posibilidad de empezar a transformarla.

1 comentario:

nancy dijo...

Que hacer cuando vez y escuchas tanta violencia como actuar sin que sea contraproducente o enpeorar mas las cosas y danar mas a los que quieres si se interviene la madre hace mas dano que hacer en estos casos a donde se acude