25 febrero 2014

Armonía en las colonias a través de la música

Al visitar las colonias de la delegación, de la ciudad o del país, indiscutiblemente encontraremos carencias de todo tipo, servicios ineficientes, falta de infraestructura e incertidumbre generalizada ante la ausencia de un paradigma que compartir como nación; pero esto sólo es el síntoma de una sociedad confundida, segregada y que requiere sanación.

Junto al diputado federal Fernando Zárate  en septiembre del año pasado comenzamos el programa “Música en las Colonias”, una extensión casi natural del programa “Teatro en las Colonias” que recorrió toda la delegación Álvaro Obregón durante cuatro meses en 2013. La música, a diferencia del teatro, es un elemento cotidiano para casi todos; escuchamos música ‘de fondo ‘ mientras realizamos nuestras tareas,  acompañando los programas de televisión, el cine o incluso los comerciales, también en el transporte público (ya sea  la ‘K Buena’ en el micro o el soundtrack de la línea 12 del metro), sin embargo son pocos los que se dan la oportunidad de dedicarse a escuchar música aunque sea por un momento.

El primer logro de los conciertos de “Música en las Colonias” es reunir a la gente: la guitarra, el acordeón y las percusiones llaman a los vecinos a tomar asiento y ‘levantar oreja’,  algunos dudan pero aún así se acercan,  porque está en su naturaleza. Con sólo cinco minutos de duración, una canción logra congregar a los habitantes de toda una cuadra, porque se sienten familiarizados con el sonido y simultáneamente sorprendidos, pues un concierto en la calle por la que caminan todos los días no ocurre a diario, es más, no ocurrió nunca –al igual que la reunión de todos los vecinos- en los 15 o 30 años que llevan viviendo ahí.

El concierto es un espacio y un momento de celebración, los vecinos lo disfrutan y lo comentan con sus familias, algunos cantan (los más animados bailan), los niños conocen otro tipo de música más allá de los temas de caricaturas o los jingles de los comerciales y al final  todos, con una actitud mucho más relajada, puede intercambiar puntos de vista sobre los problemas de la colonia con sus diputados, para juntos llegar a un acuerdo.

Estoy segura de que tanto “Música en las Colonias” como “Teatro en las Colonias” son el primer paso en el camino para sanar a una sociedad segmentada, en la que los vecinos ya no se organizan, los espacios públicos no se utilizan y los niños tienen delimitadas sus opciones por un televisor. Los invito a asistir a uno de estos conciertos y presenciar cómo en Álvaro Obregón volvemos a trabajar en comunidad a través de la cultura.

No hay comentarios.: