22 agosto 2011

Sí, el mismo discurso es el correcto

No es casualidad que municipios como Huajuapan, Tlaxiaco y Pinotepa Nacional en Oaxaca y la zona de la montaña de Guerrero reciban con tanto amor a Andrés Manuel López Obrador.
El primer municipio que López Obrador visitó como candidato a la Presidencia en 2006 fue Metlatonoc. En ese entonces era el municipio más pobre del país, hoy es Cochoapa. En aquellas giras de campaña la gente estaba muy entusiasmada aunque no dejaba de sorprenderles que un candidato (o cualquier político) los vistara. El último en hacer ese tipo de recorridos había sido el General Lázaro Cárdenas.
Las plazas se llenaban sin problema. Las flores adornaban el cuello del candidato y el confeti daba color a esos caminos de tierra y lodo. Afortunadamente el discurso de Andrés Manuel no ha cambiado. Y digo afortunadamente pues no debería cambiar el discurso si las cosas no han mejorado sino han ido de mal en peor.
Muchos son los que creen que las palabras de Andrés Manuel deberían ser otras, que la línea de su mensaje no ha evolucionado, ni tampoco su estilo y forma de trabajar. Yo NO creo que deba modificar uno solo de sus  informes, ni una sola de las acciones que lo han llevado a ser el único político coherente y con autoridad moral para encarar a los mafiosos.
El tiempo y ahora hasta los jueces poco a poco le han dado la razón a López Obrador. Sus anuncios desde la época del desafuero acusaban a Carlos Salinas y a sus fieles secuaces de tramar un complot en su contra para que no llegara a ser candidato y luego Presidente de México. Esa terrible mafia obtuvo sólo un éxito parcial, pues aunque le robaron la oportunidad de mejorar la situación de los mexicanos nunca le arrebataron la confianza que millones hemos depositado en él y en su justa causa.
Primero los pobres es una frase difícil de entender para los más desmemoriados y faltos de lógica, pero no para los habitantes de las regiones más humildes de Oaxaca, Puebla o Guerrero. Si ayer recibían a la caravana de la Coalición PRD PT Convergencia con cariño y sinceros abrazos, hoy es sorprendente el afecto que demuestran esos mexicanos al ver llegar al líder de MoReNa una vez más a esas lejanas y cada vez más abandonadas tierras.
Sinceramente no esperaba que la respuesta fuera tan favorable. Veo con gran alegría que los mítines son cada vez más grandes y calurosos, pues no solamente se han mantenido firmeslos seguidores de Andrés Manuel, sino que los antes escépticos o dudosos hoy se han unido al Movimiento con entusiasmo y gran esperanza. Se dieron cuenta a base de catorrazos que el camino de la derecha no resolverá absolutamente nada.
Así como Andrés Manuel López Obrador no los olvida, ellos tampoco han olvidado quién es el único que se mantiene firme defendiendo los derechos de todos los mexicanos, pero sobre todo de los que menos tienen.

No hay comentarios.: