03 agosto 2011

La izquierda "moderada" se suma al establecimiento de un Estado policiaco

Con preocupación nos enteramos que los diputados del PRD se sumaron a los del PRI, del PAN, y del PVEM que integran la Comisión de Gobernación, para aprobar en lo general la controvertida minuta de Ley de Seguridad Nacional enviada por el Senado de la República. Documento que es la base del dictamen que será presentado al pleno en el próximo periodo ordinario de sesiones.

No les importó que tal medida apunte a la violación de las garantías individuales, a la libertad de tránsito dentro del territorio nacional y, lo más grave, que pondrá en riesgo inminente cualquier movilización social.

Sólo el Partido del Trabajo, representado por Enrique Ibarra, quien es el único integrante de la comisión, y sus compañeros Porfiro Muñoz Ledo y Teresa Guadalupe Reyes, rechazaron la minuta por considerar que su aprobación representa un peligro, ese sí de adeveras, para la población entera y para el mismo proceso legislativo.
Por lo visto el Partido del Trabajo es el único que toma en cuenta las críticas que distintas voces de la sociedad civil han hecho a la Ley de Seguridad Nacional.
Es una verdadera pena que los legisladores del PRD “moderado” se unifiquen con la derecha en perjuicio de los ciudadanos que anhelan un cambio y de los miles de damnificados de una guerra que sólo ha traído muerte y desolación en amplias zonas del país.
Una vez aprobada en lo general, sin revisar artículo por artículo, la Ley de Seguridad Nacional servirá a la clase política instalada en el poder para criminalizar a quien se le dé la gana, con el pretexto de “investigar” y “combatir” al crimen organizado.
Del PRI y del PAN, así como de sus partidos satélites, no nos extraña que levanten el dedo para aprobar todo lo que perjudica al pueblo y permite la continuidad de la corrupción y la impunidad. Lo que hoy nos sorprende es que una parte del PRD se alíe a ellos simulando que se han moderado para evitar confrontaciones. Eso, aquí y en China, se llama traición al pueblo.
Qué bueno que el Partido del Trabajo se mantenga firme y considere la opinión de la sociedad civil, porque precisamente la ciudadanía es la que tendrá la última palabra en las próximas elecciones.

No hay comentarios.: